La nueva normalidad en el sector de la hostelería que afecta a las aceitunas de mesa

Tras la llegada del coronavirus COVID-19, tenemos que adaptarnos a la nueva normalidad, con los cambios que ello conlleva. Respecto al sector de la hostelería y, en concreto, a la aceituna de mesa, esta nueva normalidad viene con algunos cambios respecto al modo de servir estos aperitivos a los comensales.

Las fases 1 y 2 de la desescalada, traen consigo la apertura de las terrazas y establecimientos dedicados a la hostelería con ciertas limitaciones. Una de estas limitaciones es la prohibición de compartir platos entre los distintos comensales, tal como menciona el artículo 18.3 de la orden SND/414/2020, de 16 de mayo, para la flexibilización de determinadas restricciones de ámbito nacional establecidas tras la declaración del estado de alarma en aplicación de la fase 2 del Plan para la transición hacia una nueva normalidad, donde establece que:
``Se podrá ofrecer productos de libre servicio, (…) siempre que sea asistido con pantalla de protección, a través de emplatados individuales y/o monodosis debidamente preservadas del contacto con el ambiente.’’

Así mismo, el artículo 16.f de la Orden SND/399/2020, de 9 de mayo, para la flexibilización de determinadas restricciones de ámbito nacional, establecidas tras la declaración del estado de alarma en aplicación de la fase 1 del Plan para la transición hacia una nueva normalidad, establece que:
‘’Se eliminarán productos de autoservicio como servilleteros, palilleros, vinagreras, aceiteras, y otros utensilios similares, priorizando monodosis desechables o su servicio en otros formatos bajo petición del cliente.’’

Por lo tanto, desde el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Aceituna Aloreña de Málaga, queremos hacer hincapié que en ningún caso se prohíbe el consumo de “aceitunas de mesa” en los bares y restaurantes, sino que se establece una nueva forma de servirlos, de forma individualizada para cada cliente. Además, también cabe destacar que esto no solo afectaría a las aceitunas de mesa, sino que es también extensible a todas las tapas que se solían poner como aperitivo en los establecimientos hosteleros (frutos secos, patatas fritas, etc.) y las raciones que a menudo se solían pedir para compartir (queso, jamón, etc.).

Además, queremos resaltar la importancia del consumo de aceitunas de mesa dentro de una dieta mediterránea tradicional, donde los expertos recomiendan el consumo de unas 7-10 unidades por día, gracias a sus múltiples propiedades nutricionales y los beneficios que estas nos aportan, como la presencia de todos los aminoácidos esenciales, su alto contenido en ácidos grasos mono y poliinsaturados, el ácido oleico, y su alto contenido en fibra dietética. Por ello, no debemos renunciar al consumo de este aperitivo saludable sino adaptar su forma de presentación a esta nueva normalidad.

Los comentarios están cerrados.

FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE
INSTAGRAM